Columna invitada

ARENA POLITICA

Mario CASTELLANOS ALCAZAR 

 CORRUPCION DE LA LXIV LEGISLATURA. 

        El pasado 13 de noviembre del año 2018 se instaló la LXIV Legislatura del Estado de Oaxaca con rotunda mayoría de diputados del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), luego de la derrota electoral del PRI, el uno de julio de este mismo año, lo que vino a cambiar el panorama político, en la entidad oaxaqueña, por cierto, que se esperaba mucho de dicha representación, pero no, ni siquiera igual, sino peor, y lo que era una esperanza, ahora, es una decepción. 

         A un año de esta legislatura, la ex representante de la Junta de Coordinación política y el presidente de la Mesa Directiva, Laura Estrada Mauro y Cesar Morales Niño, de Morena y el Partido del Trabajo (PT), respectivamente, convirtieron al Congreso del Estado en un foco de corrupción y fraudes. La entregaron al servicio del gobierno estatal, (PRI), pero, además, impera el divisionismo y la violencia por la disputa del presupuesto de esta institución parlamentaria, de los 925 millones de pesos. 

         Por todo esto, 16 de los 26 diputados de MORENA fueron sancionados por la dirigencia nacional de este partido. Fueron inhabilitados de sus derechos políticos partidistas durante seis meses y, asimismo, 32 legisladores, incluyendo a los de MORENA y el PRI, están siendo procesados a juicio político por aprobarle al gobernador, Murat Hinojosa, la contratación de una deuda de los tres mil 500 millones de pesos, cuya demanda fue interpuesta por la diputada federal del PT, Margarita García, ante la Cámara Federal de Diputados. 

        Dicha legislatura quedó integrada por 25 diputados de mayoría relativa y 17 del sistema proporcional. De estos 26 son de MORENA, 6 del PRI, 3 del Partido del Trabajo (PT), 2 del Verde Ecologista(PVE), 2 del Partido Encuentro Social (PES), 1 del Partido Acción Nacional (PAN), 1 del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y un independiente. 

      El electorado oaxaqueño esperaba de este congreso un trabajo profesional para superar el rezago histórico en materia legislativa y asimismo combatir la corrupción, desde luego, con iniciativas de ley, en favor de la ciudadanía, pero también, se esperaba un contrapeso al gobierno estatal emanado del PRI, asimismo destinar y cuidar los recursos económicos que la federación destina al desarrollo de la entidad oaxaqueña, además, de atender las demandas de la ciudadanía con la finalidad de abatir el rezago ancestral. 

        Leyes justas y equitativas en materia de salud, educación, obras públicas, el medio ambiente y el gasto público, aplicando siempre el plan de austeridad para abatir la corrupción y los fraudes que cometieron los gobiernos emanados del PRI-. Gobierno, pero, nada de eso sucedió, sin embargo, ahora es peor, que cuando la legislatura tenía la mayoría de diputados priistas, no obstante, resultó peor, porque los legisladores morenistas llegaron a ciegas, sin conocer el oficio político, ni experiencia, ni siquiera voluntad para superar las deficiencias que dejaron los representantes populares del viejo régimen neoliberal (PRI). 

         Se dice que la LXIV Legislatura del Estado es la peor, de todos los tiempos, ya que resulta, que los representantes de MORENA, que son la mayoría, tienen las mismas mañas que sus compañeros priistas, por lo que cayeron en los vaivenes del gobierno estatal, entregados a la parte oficial y al servicio del aparato gubernamental, y nada hacen para poner en marcha la política de la Cuarta Trasformación emprendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador, es decir, los morenistas no le sirven a su partido, MORENA, sino al PRI. 

       Por tanto, en el primer año de la legislatura local, todo fue un desaguisado, los diputados no velaron por los intereses de sus electores, sino del gobierno estatal (PRI). Se la pasaron aprobando las iniciativas del gobierno priista, los presupuestos de ingresos y egresos y las deudas públicas solicitadas por el Ejecutivo. El último empréstito fue de los tres mil 500 millones de pesos, sin haber consultado a la ciudadanía, es decir, lo hicieron en lo oscurito, traicionado a los electores, que quedaron hipotecados por 25 años para pagar el adeudo.  

      El rezago en materia legislativa es histórico, como nunca, pues de mil 372 iniciativas que se presentaron, solo se aprobaron 673, la mayoría son puntos de acuerdo, proyectos y decretos intrascendentes y otras antisociales, entre estas, la iniciativa que aprobó los matrimonios igualitarios, del mismo género, luego la despenalización del aborto, que fueron motivo de total rechazo y repudio de la sociedad oaxaqueña, porque los diputados tocaron la moral, la sensibilidad, los valores y principios de las familias oaxaqueñas 

      Diputados improvisados, como Cesar Niño Morales, del Partido del Trabajo, en su calidad de presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado, defendiendo a capa y espada la aprobación de la deuda pública, de los tres mil 500 millones pesos, que por supuesto, fue cuestionada y rechazada por la sociedad oaxaqueña, sin embargo, Morales Niño, quien había manifestado previamente que no se autorizaría dicho empréstito, porque era una carga para los oaxaqueños y además había corrupción y mal manejo del presupuesto por parte del gobierno de Murat, fue el primero en defenderla y aprobarla. 

      Los diputados de la LXIV Legislatura recibieron los moches del gobierno estatalsegún, de un millón a cinco millones de pesos cada uno para traicionar al pueblo y aprobar las iniciativas, no obstante, los oaxaqueños son los que pagarán el adeudo durante 25 años, es decir quedaron hipotecados y se espera el consabido fraude, total, Murat , se va, y deja la deuda al sucesoral fin, el próximo gobernante será de MORENA. 

          carloscastellanos52@hotmail.com  

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *