A los medios de comunicación.
A la comunidad internacional.
A las organizaciones y personas defensoras de derechos humanos.
A los sindicatos y trabajadores progresistas
A los miembros de partidos políticos y organizaciones progresistas.
Al pueblo en general.
Al presidente de México.
Martes 11 de agosto de 2020.
Licenciado Andrés Manuel López Obrador, México es un país que se le desangra entre sus manos, un país en el que más de cien personas, cien seres humanos, son asesinados cada día.
La derecha y los partidos que se dicen de izquierda tienen amplia responsabilidad en este estado de cosas. Por la vía de los hechos han demostrado que el Ejército no es la solución sino el problema.
Ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada de personas, trata y explotación sexual de personas y el tráfico ilegal de órganos humanos son los delitos más lamentables en un país con los más bajos índices de desarrollo humano, país donde la pobreza y extrema pobreza se ceban con millones de mexicanos en un suelo rico en recursos naturales y cultura a merced del crimen organizado, la corrupción y la impunidad de políticos y funcionarios al más alto nivel.
En Santa María Zoquitlán, Rumualdo Maldonado Cortés era un ciudadano honesto y trabajador muy estimado por la comunidad, fue asesinado a golpes por Melesio Alavéz Parada en compañía de otros integrantes del crimen organizado, armados con armas de uso exclusivo del Ejército lo azotaron hasta cansarse y después lo arrojaron del puente al río y prendieron fuego a la camioneta de Rumualdo, Rumualdo regresaba a su casa después de un largo día de trabajo en el campo, los asesinos tenían meses cometiendo sus tropelías sin que hubiera autoridad que los detuviera.
El operativo que organizaron elementos policíacos y militares para detener a los narcoparamilitares responsables del asesinato de Rumualdo estuvo mal planeado y peor ejecutado. Se les fugó o lo dejaron fugarse.
Mientras el pasado domingo 09 de agosto la población se preparaba para dar cristiana sepultura a Rumualdo, otras seis personas eran ejecutadas a pocos kilómetros en Candelaria Yegolé, Zoquitlán. Dos eran mujeres.
El narco paramilitarismo ha estado al servicio de los caciques en Santa María Zoquitlán desde hace mucho tiempo:
Los Palacios y los Parada organizan elecciones e imponen autoridades, participan en el gobierno y se adjudican obras y servicios. Ahora, aunque la banda narcoparamilitar de Melesio Alavéz Parada es útil a sus intereses, se les salió de control e hizo huir a la autoridad municipal. Mientras, el gobierno estatal que detenta Alejandro Murat Hinojosa  ha hecho lo de siempre, abandonar a los ciudadanos, incumplir con sus obligaciones constitucionales.
No es casualidad que por décadas Santa María Zoquitlán se hayan considerado un municipio cien por ciento priista.
Tampoco es casualidad la saña con que fue asesinado Rumualdo Maldonado Cortés, es un mensaje político. Mientras, desde las instituciones del gobierno del Estado declaran que Oaxaca vive en paz. Sí, la paz de los sepulcros.
En México, que los gobiernos declaren que se respetan los Derechos Humanos sin que se concrete en los hechos, solamente contribuye a que se perpetúe la impunidad y el crimen organizado opere desde los más altos niveles de gobierno corrompiendo todo.
La solución pasa por el compromiso serio y responsable de los tres poderes de la República, de los tres niveles de gobierno; pero sobre todo, por el compromiso serio, actuante y vigilante de los millones de mexicanas y mexicanos que estamos construyendo y contribuyendo a tener: una patria mejor.
Debemos también seguir realizando acciones, gritarle al mundo, a la humanidad, que estamos cansados de tanta indiferencia, de tanta muerte, de tanta represión; es gritar:
¡Basta ya!
Este es el irrenunciable reto que hemos tomado en nuestras manos, esta es la tarea en la que participamos, no podemos renunciar a salvarnos, a salvarles, el futuro es ahora:
¡Alto a la represión y castigo a los culpables!
¡Justicia y libertad, ya!
Desde un rincón del exilio
Juan Sosa Maldonado
Defensor de Derechos Humanos.

Deja un comentario