REFORMA ELECTRICA. BIDEN CONTRA AMLO.

   Mario CASTELLANOS ALCAZAR.

       La iniciativa de la Reforma Eléctrica, que el gobierno mexicano envió al Congreso de la Unión, no solo está alertando, en contra, a Estados Unidos de América, sino al mundo, porque prolifera la contaminación y el calentamiento climático global, que pone el peligro a los ecosistemas terrestres.

         De aprobarse dicha reforma, violaría tratados internacionales, como el acuerdo de Paris, que establece un marco global para evitar un cambio climático peligroso para la vida, manteniendo, el calentamiento global por debajo de los 2° c y prosiguiendo los esfuerzos para limitarlo al 1.5° centígrados.

      Y por supuesto que el primer país en protestar sigilosamente fue Estados Unidos de América. El presidente de esta nación, Joe Biden, envió a México una delegación encabezada por John Kerry para tratar asuntos del cambio climático.

     Por supuesto que la llamada de atención del presidente Biden al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se entiende, fue diplomática, tácita, virtual y de valores entendidos, que nadie se dio cuenta, pero en sí, las relaciones entre ambos países no andan muy ben.

       Ya hay antecedentes de la mala relación bilateral, desde que el presidente mexicano, no reconoció en su tiempo y forma el triunfo del entonces presidente Electo, Biden, dudando de su victoria, coqueteando todavía con el presidente saliente, Donald Trump.

         El caso es que la delegación del cambio climático de los Estados Unidos de América, hizo presencia en México, apenas hace unos días, en el momento crítico y de convulsión por la citada iniciativa de reforma a la Ley Eléctrica, que el presidente mexicano envió al Congreso de la Unión.

      Más bien, John Kerry, quien encabezó la delegación de los Estados Unidos de América no vino a felicitar al gobierno mexicano. La censura estaba de por medio, y todo quedó con letra chiquita para no despertar suspicacias.

       El motivo para el gobierno de los E.U.A fue conocer de fondo la referida iniciativa de la Reforma Eléctrica, en trance en el Congreso de la Unión, y por supuesto, que habrá retrocesos y cambios radicales en la aprobación del nuevo precepto, si es que llega aprobarse, o bien, se va a la congeladora.

         Sin embargo, el gobierno mexicano hábil en sus oficios se llevó a la delegación del cambio climático al Estado de Chiapas, en donde, a los visitantes les dio a conocer detalladamente el programa “Sembrando Vida”, cultivando mil 100 millones de árboles.

         También el programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” como estrategias para generar empleos y coadyuvar someramente en la conservación del medio ambiente, más no presentó un plan integral para combatir la contaminación que ha causado el calentamiento global del ecosistema terrestre.

          Desde luego que el gobierno de los E.U no se tragó la píldora, y por supuesto, hará lo necesario para ajustar cuentas con el gobierno mexicano, pues realmente, de aprobarse la Reforma Eléctrica, afectará cláusulas del Tratado de Libre Comercio entre México, E.U y Canadá.

         En este sentido, México, lleva las de perder, porque los mexicanos estamos supeditados a los E.U en lo comercial, en lo político, económico y social. Dependemos de las relaciones entre ambos países y de la táctica política del gobierno mexicano.

          De aprobarse la Ley Eléctrica, México cierra las inversiones extranjeras, principalmente a E. U, en materia de la producción de los energéticos, se viola el libre comercio, la economía global, las relaciones financieras y se llega a un colapso, no solo con el vecino país del norte, sino con el globo terrestre.

         Cierto es que la contaminación del medio ambiente, causa del calentamiento global, es lo que más preocupa a los países del mundo, y precisamente, esto es lo que provocará la Ley Eléctrica, porque el energético será producido en su mayor parte por la Comisión Federal de Electricidad.

          Con la nueva Ley, se eliminarán los contratos y concesiones a las empresas privadas, se restringen inversiones, la CFE será un monopolio, pero esta empresa del Estado no tiene los recursos, ni la tecnología para la producción del fluido eléctrico.

         El gobierno mexicano, según la Ley Eléctrica, está en contra de las energías limpias, eólica, hidroeléctricas, eso, sí, la CFE utilizará sustancias tóxicas que agravan el calentamiento global y por supuesto, la contaminación de las vidas humanas, la flora y la fauna, todo un genocidio.

      Ciertamente así es, porque la CFE, utilizará el carbón, el combustóleo y otras sustancias tóxicas y muy nocivas para la salud, que contravienen a la política mundial de recuperación del medio ambiente tan contaminado por el calentamiento climático global.

           Ya veremos la influencia del gobierno de los E.U, el primero el protestar contra la osadía del gobierno mexicano, o se reestructura dicha iniciativa de la Reforma Eléctrica, o se va a la congeladora.

          carloscastellanos52@hotmail.com

Deja un comentario