ARENA POLITICA

Mario CASTELLANOS ALCAZAR 

SAN GERMAN VA CONTRA VIENTO Y MAREA. 

            La Sección 35 del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Salud en Oaxaca es un organismo rezagado en la mediocridad, antidemocracia y corrupción, que se niega a un cambio en su liderazgo y en consecuencia se ha quedado en más de lo mismo, los mismos métodos y procedimientos del neoliberalismo en la elección de sus cuadros políticos. 

          Ninguna opción de apertura democrática, transparencia y buen manejo de los recursos sindicales, por lo que todo es corrupción, todo para la camarilla en el poder sindical y de ahí, la demanda de los trabajadores de la salud ha quedado en segundo término, pues primero están los intereses mezquinos personales o de grupos, menos por el bienestar de sus agremiados. 

            Ante dicha situación, la lucha por el poder sindical es descarnada, ahora que se avecina el cambio del Comité de la Sección 35 con sede en Oaxaca, que viene manejando por dos periodos consecutivos (6 años), Mario Félix Pacheco, pues hasta eso, los estatutos de este sindicato están tan amañados que permiten la reelección de sus dirigentes sindicales, disfrazando el término reelección por continuidad en el poder. 

              Por tanto, no solamente se está retrasando la convocatoria que debe darse a conocer por el Comité Nacional de este sindicato, de acuerdo con el Comité Estatal, en la segunda quincena del mes de marzo, sin embargo, no es así, porque ahora se aprovecha la pandemia del coronavirus para prorrogar dicha elección. 

          La lucha ya se desató y está en su punto más álgido en una guerra de todos contra todos, y por supuesto, que uno de los aspirantes más fuertes para ocupar la Secretaría General de la Sección 35 de los Trabajadores de la Salud, Alberto Vásquez San Germán, Secretario de la subsección 07 de la Sección 35 del Hospital Civil “Aurelio Valdivieso”  está siendo violentado en sus derechos sindicales y por donde quiera, sus opositores le están tapando el camino por el hecho de representar el sentir de la base trabajadora y por consiguiente se le acosa y se le tiende una barrera descomunal, la más reciente una denuncia penal ante la Fiscalía General del Estado con el argumento que se negó atender a un niño con problemas de respiración y presuntamente con señales de la pandemia, lo cual parece ser un cuatro a menos que se le compruebe, además de no ser el director del nosocomio. 

           También, recientemente el gobierno estatal interpuso una demanda penal en contra de quienes resulten responsables de un presunto robo de 20 equipos de protección a los trabajadores del Hospital Civil “Aurelio Valdivieso” de esta capital oaxaqueña, que no ha llegado a su fin por falta de pruebas, sin embargo, va con dedicatoria en contra de Vásquez San Germán, por el hecho de ser el blanco de las acusaciones que tienen tintes políticos y por supuesto que se agudizan en esta temporada de la elección de la dirigencia de la Sección 35. 

            Su pecado es denunciar constantemente la falta de medicamentos, materiales de curación y equipo médico en el hospital Civil, más ahora con la pandemia del coronavirus, por lo que los trabajadores están en constante riesgo de ser contagiados, incluso, por esta demanda ha habido paros del personal médico y paramédico.  

          En este caso, el mismo director del Hospital Civil, hasta entonces, Ernesto Garzón Sánchez y la corporación de médicos de ese nosocomio declararon que no hubo ningún robo de equipos médicos y que todo fue falsa acusación, incluso reiteraron que el gobierno estatal ha emprendido una campaña de desprestigio en contra de los trabajadores del Hospital “Aurelio Valdivieso”. Como consecuencia, el Secretario de Salud del Gobierno del Estado, Donato Casas Escamilla, destituyó al director mencionado y en su lugar llegó Jesús Alejandro Figueroa, quien no es aceptado por los trabajadores. 

       En todo esto surge la mano negra del actual Secretario General de la Sección 35 de los Trabajadores de Salud, Mario Félix Pacheco, quien a toda costa trata de imponer a su delfín, Omar López Sánchez, paramédico, quien no cuenta con el apoyo de los trabajadores de base por más que ha regalado aparatos electrodomésticos, pero aun así, no, porque los trabajadores ya quieren un cambio de sus dirigentes, que cuenten con la simpatía del gremio, pues ya no quieren seguir con el mismo monopolio y caciquismo sindical. 

         El mismo, Alberto Vásquez San Germán ha manifestado, que eso, es el meollo del repudio que le tienen, por el hecho que representa a una coalición de los grupos y aspirantes a la dirigencia sindical, que seguramente romperá con el caciquismo de la actual dirigencia de la Sección 35, es decir, es el antídoto de la corrupción, los fraudes y la impunidad que se viene dando en este organismo sindical, que se ha visto acaparado por la mafia, que siempre quita y pone a los dirigentes a modo para que les cubran sus desfalcos y malas acciones en contra de la base trabajadora. 

        Exige juego limpió en la elección del comité seccional de los trabajadores de la salud, sin embargo, debe haber muchos intereses políticos, económicos y sociales para echar mano de las marrullerías, sin embargo, la base decidirá si quiere más de lo mismo o un verdadero cambio y democratización de dicho sindicato. 

        carloscastellanos52@hotmail.com 

         

Por REMM

Deja un comentario