ARENA POLITICA

CENTRAL DE ABASTOS, PLAGA DEL COVID 19.

           Mario CASTELLANOS ALCAZAR.

          *Culpables, Noemí Alavés y Oswaldo García

          La solución para evitar el contagio masivo del coronavirus COVID- 19, no es cerrando los mercados públicos, como se pretendió hacer en la central de abastos “Margarita Maza”, de esta capital, menos por una política equivocada del presidente municipal de la ciudad de Oaxaca de Juárez, Oswaldo García Jarquín.

          Es que la semana pasada se suscitó un escándalo que causó alarma en la sociedad, debido a que la autoridad municipal diera a conocer que la central de abastos es altamente peligrosa para el contagio de la pandemia, debido a la gran contingencia de comerciantes y consumidores de los productos básicos alimenticios y otros artículos, pero también, ante la falta de estrictas medidas sanitaras.

         Dicho mercado es una aglomeración de 15 mil puestos fijos, semifijos, ambulantes, caseteros y cuando menos 100 mil consumidores que diariamente llegan a comprar sus productos alimenticios en esa central de abastos, ubicada en las riberas del río Atoyac, así como la presencia de los bodegueros de frutas y verduras, que llegan del Estado de Puebla y del interior de la entidad oaxaqueña.

      Todo está bien, menos que el presidente municipal de la capital oaxaqueña, Oswaldo García Jarquín, no aplique su principio de autoridad para que en esta zona se utilicen las medidas sanitarias de protección a los consumidores, locatarios y transportistas urbanos y taxistas foráneos que circulan o tienen sus sitios en esta central de abastos, por lo que se relajó la disciplina y en consecuencia sobrevino un revire de la pandemia.

     Se hablan de cinco muertes y decenas de contagiados, pero en sí, se ha perdido el control y todo es especulación por parte de la autoridad municipal y la Secretaría de Salud, que dejaron crecer dicho problema, ahora sin control, por lo que se pretendió cerrar dicho mercado, el más grande la capital oaxaqueña en donde se expende una diversidad de productos en establecimientos comerciales: restaurantes, cocinas, farmacias, casetas  ropa, ferreterías, fayuca, bodegas de frutas, verduras, flores, zapaterías, peluquerías y el ambulantaje.

        NOEMI ALAVES, LA RESPONSABLE DIRECTA.

        De toda esta anarquía que se agudizó con la pandemia responsabilizan a la Directora Ejecutiva de la Central de Abastos, Noemí Alavés Aquino, hasta eso, antes era administradora, pero ya subió de jerarquía, quien aspira a una diputación con el apoyo de los locatarios, pero no tiene la capacidad técnica o administrativa, por lo que dejó crecer la crisis de la pandemia, por cierto protegida por el presidente municipal, emanado de MORENA, García Jarquín- y todo se volvió una total anarquía, que ahora está repercutiendo con el coronavirus.

       Ante dicha situación, el presidente municipal se lava las manos con el argumento de que instaló cinco filtros sanitarios en los accesos de dicho mercado, que no funcionan por la falta de personal capacitado y la carencia de material de protección a la corporación policiaca municipal, que siempre ha protestado porque no les brindan cubre bocas y otros protectores para cuidar su salud.  Los compran por su propia cuenta y todavía son reprimidos por sus superiores.

         De por sí, la autoridad municipal nunca ha tenido el control de la organización de los comerciantes de esta zona, menos de los ambulantes. Oswaldo García, ahora se lava las manos, manifestando, en esta crisis de la pandemia, refiriéndose a los contagios del COVID 19, que cada quien es responsable de sus actos, dejándolos en plena libertad, que hagan lo que quieran.

           Eso. sí, hizo una llamarada de petate, al causar mucha alarma en el caso de que la central de abastos, es de alto peligro para la propagación de la pandemia, por lo que los mismos comerciantes hicieron sus propias reglas, medidas y estrategias para evitar al máximo los contagios, pero no se cerrará el mercado, como lo pretendía la autoridad municipal, como una salida fácil y falta de responsabilidad.

          Al respecto Israel Ramírez Bracamontes, uno de los dirigentes de los comerciantes, Grupo Lázaro Cárdenas (LAZCAR), dio a conocer que no se apartan de la realidad, pero no es necesario cerrar este mercado, por lo que las organizaciones integraron una serie de protocolos, incluso fijaron horarios para los diferentes giros comerciales, algunos, van a cerrar determinados días, sobre todo, los que prestan servicios no preferenciales, además, pondrán a la práctica la sanitización y las normas sanitarias en cada establecimiento comercial, pero también pidió el apoyo del público en general, que llega a hacer sus compras.

          carloscastellanos52@hotmail.com

Por REMM

Deja un comentario