Los más de 7 millones de pesos, en efectivo y cheques bancarios que la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Movilidad y Protección Civil municipal decomisó a tres personas el viernes pasado en inmediaciones del barrio de Jalatlaco, resultaron ser propiedad de SAPAO revelaron fuentes ligadas a la investigación.

El viernes por la noche, elementos de la Dirección de Proximidad Social adscritos al Grupo Urbano de Fuerzas Especiales (GUFE) detuvieron a tres personas que a bordo de dos motocicletas, al notar su presencia asumieron una actitud evasiva, por lo que los policías solicitaron autorización para realizarles una inspección precautoria a su persona y a los vehículos, sin embargo, éstos asumieron una actitud agresiva.

Una de ellas, dijo que portaba un sobre con dinero en efectivo, entregando la mochila en cuyo interior guardaba un sobre con fajos de billetes por un monto de 447,803 pesos en efectivo.

En la inspección precautoria a las tres mochilas, también se localizaron un total de 103 cheques de distintas sucursales bancarias: 53 tenían diversas cantidades que amparan la cantidad de 6 millones 896 mil 399 pesos y el resto de los documentos estaban firmados en blanco, lo que da un total de 7 millones 344 mil 202 pesos.

Tanto el dinero en efectivo como los cheques fueron emitidos por la Dirección de SAPAO, a cargo de Laura Vignon Carreño, para el pago de una obra de agua potable según trascendió.

Se ignora porque era trasladada dicha cantidad en esa forma y a esa hora inhábil, aunque se presume pudiera tratarse de un desvío de recursos para oxigenar las arcas del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que dirige Javier Villacaña Jiménez, verdadero jefe político de Laura Vignon, quien asumió en esta semana la dirigencia estatal de ese partido político.

Al ser reconocida la millonaria cantidad como recurso público de SAPAO, se espera que en los próximos días sea reintegrada a dicha dependencia, ignorandose si se destine a la realización de la obra de agua potable o termine en la tesorería del PRI.